La solidaridad y el compromiso con la patria son valores que se inculcaron en los Juegos Panamericanos y Parapanamericanos Lima 2019 y que en la actualidad se ponen en práctica.

Así, el legado de Lima 2019 se convirtió en el principal bastión del país para enfrentar la pandemia que causa la muerte en el mundo.

Se ha puesto al servicio del país la Villa Panamericana, ubicada en Villa El Salvador; y el Centro de Alto Rendimiento del Surf de Punta Rocas. A eso se suma que se ha dotado de mobiliario para la implementación de la Casa de Todos, en la Plaza de Acho, albergues temporales, entre otras acciones.

“Todo lo que aprendimos durante los Juegos Panamericanos hoy se aplica para combatir al covid-19”, afirmó el director ejecutivo del Legado Lima 2019, Alberto Valenzuela.

Instalaciones de nivel

El directivo destacó la importancia del legado que dejó el certamen deportivo más importante del continente disputado por primera vez en el Perú.

“Hace dos semanas recibimos a nuestros medallistas de la salud en el CAR del Surf, un escenario de nivel mundial. Allí llegaron los profesionales del Instituto Nacional de la Salud, biólogos y científicos que tienen la tarea de continuar investigando sobre la enfermedad”, manifestó.“Nuestro compromiso es darles seguridad, cuidarlos, para que estén lejos de cualquier foco de infección. Esa es la estrategia que aplica el Ministerio de Salud y el Instituto Nacional de Salud (INS). Nos sentimos muy orgullosos de colaborar con esto”, añadió Valenzuela.

Durante este período de emergencia por el covid-19, el Legado Lima 2019 puso a disposición del Perú la Villa Panamericana, donde se hospedó a 8,000 atletas de América que llegaron a competir en los panamericanos y parapanamericanos. El recinto tiene siete torres (cuatro de 20 pisos y tres de 19) y 3,288 habitaciones.Para hacer frente al covid-19 se ocuparon cuatro torres en las cuales se han habilitado 1,600 camas, convirtiéndose en el centro de aislamiento para enfermos más grande del país. En la torre número 7 se aloja al personal de la salud que batalla día a día.

En la parte exterior de las torres se construyó una edificación temporal, donde se implementó una sala de observación con capacidad para 100 personas. Se brinda el servicio de tratamiento de oxigenoterapia.

Apoyo total

El Centro de Alto Rendimiento del Surf también juega un papel importante en esta guerra contra el coronavirus, pues en su infraestructura, que consta de un edificio de dos pisos con 34 habitaciones con vista al mar, se encuentran hospedados 80 profesionales de la salud que trabajan en acelerar y aumentar el número de pruebas moleculares que desarrollan los científicos. Esta iniciativa es parte de una estrategia que implementó el INS.

Finalmente, el Legado Lima 2019 colaboró con el acondicionamiento de la Casa de Todos, instalada en la Plaza de Acho, donde se da cobijo a personas indigentes que deambulaban por las calles de la capital.

Se brindó 200 camas, 200 colchones, 2,200 productos de ropa blanca, 844 bienes muebles, 12 electrodomésticos, 4,999 medicamentos y 84,051 productos perecibles. Legado también participó en la implementación y forma parte del comité consultivo para la planificación de flujos de los servicios prestados.

0 Reviews