Alianza Lima trabaja a fin de lograr ese gran despegue institucional que permita consolidar sus bases y convertirse en el club modelo del Perú amparándose en un ambicioso proyecto deportivo, que busca integrar semilleros desde la sub-8 hasta el primer equipo.

El entrenador argentino Daniel Ahmed, quien hace poco fue designado jefe de Planeación y Desarrollo Deportivo de Alianza Lima, forma parte de este ambicioso proyecto que lidera Víctor Hugo Marulanda desde la dirección deportiva y que busca dotar al club blanquiazul de herramientas necesarias para lograr ese salto.

“Este trabajo puede marcar un cambio institucional grande y a nivel país. Este tipo de proyectos, por mandato, dura normalmente cuatro años; pero con el grupo de empresarios [Fondo Blanquiazul] que ha tomado la administración de Alianza tendrá un desarrollo de diez años. Entonces, se da una ecuación difícil de encontrar en los proyectos deportivos, y hay que saber aprovecharlos”, dijo Ahmed.

Por tratarse de una labor a largo plazo, el proyecto emprendido tiene la misión de transformarse en una nueva cultura de trabajo que ayudará a tener un impacto positivo deportivo y social.

“Al ser este un proyecto a largo plazo se pueden generar los procesos, desarrollar el club y que entonces aparezca la cultura. Cuando eso sucede se producen los cambios. Creo que estamos ante una oportunidad linda y que puede ser un ejemplo para el desarrollo del país porque Alianza tiene un impacto deportivo y social muy grande”, manifestó.

Ahmed recalcó que los encargados de trazar esa línea de transformación son las personas que dirigirán el club durante diez años, amparados en la honestidad y con una visión empresarial.

Plan encaminado

Este ambicioso proyecto busca articular el fútbol de menores con el profesional tal como se hace en clubes importantes y que tienen como sus activos más preciados a los nuevos valores que surgen de las canteras.

“Se trata de un proyecto integrado en el que el desarrollo va desde la categoría sub-8 hasta el fútbol profesional. El punto final es el primer equipo; es más, el punto final es quizá hasta la venta del jugador. Lo que se busca es dar soporte al fútbol profesional en todas sus etapas de desarrollo”, indicó Ahmed.

Alianza Lima creará centros de desarrollo, entre 12 y 14 en regiones estratégicas. Estas academias propias no solo cumplirán un rol deportivo sino también social, permitiendo que el club llegue a la gente mediante la descentralización.

Los entrenadores contratados en cada una de las sedes propias del club también tendrán el rol de scouting. La idea de contar con centros de desarrollo autosustentables permitirá que Alianza no gaste en un sistema de scouting.

Con ello se genera una línea de carrera para que los más talentosos logren ese gran salto de las sedes en regiones a las categorías menores del club. Este proyecto crecerá de a pocos y la idea es hacerlo por etapas.

“Apuntamos a armar una estructura de academias propias, además de franquicias bien administradas, porque aún no están explotadas. Es preciso que se manejen de manera empresarial, pues la marca Alianza da hasta para llevarla al extranjero. No es soñar en grande, es una realidad en grande”, culminó el DT argentino.

Por último, el estratega insistió en la necesidad de profesionalizar cada área de club para fortalecer los cimientos.

“Alianza se fundó hace 119 años y durante todo ese tiempo lo sostuvo su gente. Ahora hay dos cosas que juegan a favor: la marca y las personas que han llegado al club. Necesitamos profesionalizar cada zona para darle soporte al plan e interactuar entre todas en pos de un mismo objetivo. Alianza es el pueblo y lo que genera invita a soñar”, finalizó.

0 Reviews